La maquinaria de la democracia

Las actividades y las instituciones informales que no se especificaban en efecto en la Constitución ayudaron a hacer posible un sistema político de participación en los Estados Unidos. Los partidos nacionales y estatales, las convenciones de ratificación y nominación, y las campañas intensas y elaboradas son ejemplos de procesos informales que los estadounidenses adoptaron para dar vida y forma a las ideas en la Constitución.

Los primeros objetos en esta exhibición conmemoran la inauguración de George Washington como el primer presidente en 1789. Los botones para vestimenta de conmemoración, costureros, y la vajilla dio lugar a una campaña donde se publicitaban novedades tales como identificaciones, botones y listones, diseñados para alentar el activismo y la participación. A mediados del siglo XX las identificaciones, los botones y listones comenzaron a ser reemplazados por inversiones en publicidad en la radio y televisión y en encuestas de opinión.

La frontera de la democracia

La frontera de la democracia

La expansión del sufragio de los hombres blancos en la década de 1830 llevó a una estrategia de simbolismo político que utilizó hachuelas, hachas y cabañas de troncos como símbolos empáticos que podrían ser entendidos por cualquiera. El uso exclusivo de tales símbolos ocultó las posiciones difíciles y contenciosas de candidatos rivales y partidarios que, con una señal de aprobación, apoyaron universalmente los valores rústicos de la frontera estadounidense.

Hachuela ceremonial de Davy Crockett, 1835

El uso de esta hacha como un símbolo político se remonta a la era del congresista Davy Crockett (1786–1836). La Asociación Whig de Jóvenes de Filadelfia le regaló a Crockett esta hachuela ceremonial de caoba, plata, y con punta de marfil en 1835. A un lado de la cabeza aparece tallado, “Crockett”. Sobre el otro lado aparece tallado su lema, “Go ahead” (Sigue adelante).

Equipamiento democrático

Equipamiento democrático

Las campañas políticas del siglo XIX reflejaban las tradiciones populares de la conmemoración y celebración, tal como los desfiles del Día de la independencia, que se convirtieron en una fiesta familiar para muchos estadounidenses a comienzos de la República. Los espectáculos de las campañas masivas surgieron como una manera de demostrar la fortaleza partisana y de movilizar a los votantes indiferentes y de fácil distracción de pensamiento.

Antorcha, pintura blanca con letras en oro, “Hurrah for Lincoln” (Triunfo para Lincoln)

La campaña presidencial de Abraham Lincoln perfeccionó el desfile de antorchas nocturno como un entretenimiento de escala sin precedentes que atrajo la atención de hombres, mujeres y niños. Una gran procesión en la Ciudad de Nueva York el 3 de octubre de 1860 creó envidia entre los demócratas de la ciudad y pánico entre los simpatizantes sureños que la consideraron una provocación.