Un voto, una voz

Los fundadores de la nación preveían un mundo en el que un número limitado de hombres que tuvieran propiedades se elevaran por encima de sus propios intereses y votaran en nombre del resto del "pueblo". Gran parte de ese "pueblo", sin embargo, mostraba un deseo tenaz de votar directamente para elegir a sus líderes y leyes. El resultado ha sido cambios reacios, luchas contenciosas, y negociaciones continuas a medida que los grupos han intentado persuadir a los hacedores de leyes, las cortes y los ciudadanos para dejarlos compartir el poder de las votaciones.

Máquina de votar automática, 1898

Hacemos la fila con amigos, vecinos, aliados y rivales. En ocasiones en silencio, otras veces conversando, quizás hasta analizando a los candidatos entre los que tenemos que decidir. Pero nuestro voto final, ya sea detrás de una cortina o de un cartón, es un momento privado. Para la década de 1890, la votación había cambiado de una declaración pública a un voto secreto. El mecanismo de esta máquina y cortina fueron diseñados para asegurar la precisión, la seguridad y la privacidad.

Derecho al voto

Derecho al voto

Los derechos de votación se expandieron, contrajeron y expandieron nuevamente a medida que los estadounidenses lidiaban con temas de cambio en política, raza, clase y riqueza. Cada adición al electorado trajo un cambio en el equilibro del poder y derivó en colisiones entre políticas prácticas y el ideal democrático estadounidense de gobierno para el "pueblo". Mientras algunos votantes establecidos creían que extender el voto a más estadounidenses fortalecería a la nación, otros cuestionaban la inclusión de personas que podrían no compartir sus preocupaciones, o que podrían amenazar su control de las estructuras políticas, sociales y económicas del país.

Carreta por el sufragio femenino, década de 1870–1920

Los primeros votantes que defendían el voto femenino usaron esta carreta en conferencias y para distribuir una revista del sufragio femenino. Luego, los votantes pintaron la carreta con eslóganes y la continuaron usando para mítines y publicidad, además de para vender la revista.

Mantener el voto

Mantener el voto

A medida que nuevos y diversos grupos de estadounidenses ganaban el derecho al voto, las preocupaciones locales y nacionales pasaban de si podían o no podían votar a si votarían o no. Algunos defensores y funcionarios alentaban a los votantes a participar de las elecciones y buscaban modos de hacer que las votaciones fueran más fáciles. Otros cambiaban los requisitos de registro de votantes y las reglas del día de las elecciones para intentar minimizar el poder político de los grupos con reciente derecho a voto.

Formulario de registro del votante de Mississippi, 1955–1965

Los defensores de los exámenes que probaran la capacidad de un solicitante para leer y comprender inglés proclamaban que los exámenes asegurarían un electorado educado e informado. En la práctica se usaban para descalificar a los inmigrantes y a los pobres, quienes tenían menos educación. En el sur se usaban para impedir que los afroamericanos se pudieran registrar para votar. La Ley del Derecho al Voto finalizó con el uso de las pruebas de alfabetización en el sur en 1965 y en el resto del país en 1970.


Salga de esta sala y continúe su recorrido en la pared azul frente a usted. Los próximos objetos están ubicados a lo largo de la pared.