Retratos

La Historia es la historia de las personas, famosas y no tan famosas, ¡incluidos niños! Durante años, los retratos han sido una forma importante de registrar nuestra historia y las personas que la hacen. Desde los retratos muy formales tomados de personas muy adineradas hasta las “selfies” de hoy, los retratos cuentan las historias de las familias y la cultura de los tiempos en que se tomaron.

Infantes

A los bebés les encantan los rostros y pasan una buena parte del tiempo estudiándolos e imitándolos. Muestre a su bebé los rostros de los retratos. Señale las partes del rostro en el retrato primero y luego en su rostro y en el de otra personas. Es a través de este estudio minucioso de los rostros que los bebés comienzan a aprender sobre las emociones también, así que hable sobre cómo podrían sentirse las personas de los retratos.

Niños pequeños

Cuando son pequeños, los niños comienzan a reconocerse en los espejos y las fotos, y pueden identificar partes del cuerpo en ellos mismos y en otras personas. Mire en el espejo y pregunte a sus hijos a quién ven. Pídales que señalen las manos, las piernas, los brazos, la barriga y otras partes del cuerpo en los retratos y en ellos mismos.

Preescolares

Los preescolares ahora pueden crear sus propios autorretratos e identificar a miembros de la familia y amigos en las fotos. Además, ahora pueden crear historias sobre las fotos que ven. Pídale a su hijo que le cuente una historia sobre uno de los retratos y quién piensa que aparece en el retrato. Cuando llegue a casa, pídale a su hijo que dibuje su propio retrato.