3 semanas tristes!

Mi Nombre es Anai, trabajo en el Ministerio Episcopal para Los Trabajadores del campo. Mi mama trabaja en una granja de gallinas. Cuando empezó la pandemia la vida de mi mama realmente no cambio mucho.

No paso mucho tiempo, creo fue en abril del año pasado, cuando mi hermana salió con sus amigos. Uno de ellos estaba enfermo. Creo que ella cargaba la enfermedad porque, aunque ella no se enfermó mi papa y yo sí. Lo que paso fue que mi papa estaba enfermo, pero no lo sabia hasta que un día el se sintió muy mal, tanto que lo tuvimos que recoger de su trabajo y llevarlo a una clínica. Yo lo lleve a una clínica cerca de su trabajo, pero como la no tenía cita no le hicieron la prueba. Después esa misma tarde fuimos a otra clínica casi a su hora de cerrar y le dieron la prueba a mi papa y a mí. Salimos positivos. Yo en realidad solamente sentí un dolor de cabeza fuerte y dolor en los huesos. Dure 3 días sintiéndome mal y después se me paso.

Al contrario, mi papa se sintió muy muy mal. Él es diabético y creo que eso lo hizo sentir todo aun mas fuerte. Tenia la tos, dolor de garganta, dolor de huesos, y no podía respirar bien tampoco. Pasaban días y el no tenía ningún apetito. Mi mama básicamente lo tenia que forzar a comer porque no tenía las fuerzas suficientes para hacerlo. Me dolió mucho verlo así. Mi papa da apariencias de un señor muy fuerte. Verlo enfermo y débil me hizo sentir no solamente tristeza, pero también miedo. El tío de uno de mis amigos también era diabético y cuando le pego el virus el se murió. Las 3 semanas que mi papa se veía mal, yo estaba muriéndome de miedo pensando que algo le podía pasar.

Durante ese tiempo mi mama era la única que ayudo a mi papa y a mí. Yo solamente no salía de mi cuarto por 5 días. Ella me llevaba comida y juegos y libros para que no me aburriera porque después del tercer día no sentí nada.  Cuando yo por fin salí de mi cuarto vi que mi mama siempre entraba al cuarto con mi papa con su mascarilla para darle todo lo que necesitaba. No se como fue que mi mama no se enfermó. Ella literal dormía con mi papa por 3 noches, dormía con su mascarilla también, hasta que mi papa salió positivo y aun no se enfermó. Creo que fue por gracia de Dios. Si ella también se enfermaba todos íbamos a caer mal. Ella siempre hace todo por nosotros.

Durante esas 3 semanas ella se estreso mucho por su trabajo. No fue a trabajar y gasto muchos de sus ahorros esas semanas. Su jefe era mala onda porque quiso que mi mama siguiera trabajando, aunque probablemente cargaba el virus. Después de la primera semana el le llamaba todos los días a mi mama. Pensé por primero que le importaba como estaba ella, pero creo que solamente quiso saber si iba a regresar al trabajo pronto o no. En su granja mi mama es la que hace todo. Igual que los de mas ella camina las casas y recoge los huevos, pero mas aparte les da a todas las gallinas comida, agua, y vacunas. Mi mama ha trabajado allí por casi toda mi vida entonces sabe mucho. Cuando alguien necesita algo le llaman a ella. No pudo pasar esas 3 semanas sin preocupaciones. Aparte de mi papa tenia que hablar con su jefe, los otros trabajadores, y todavía aun tenía que preocuparse por cuanto gastaba de los ahorros.

Después de que pase la pandemia yo quiero ir a ver mis abuelitos en México. Todos los extrañamos muchísimo. Yo se que mi mama extraña a sus papas y la casa en cual creció. También se que cuando mi papa estaba enfermo el pensaba mucho en sus papas. Quiero llegar al día cuando mi familia y toda la comunidad sienta paz y tranquilidad. La pandemia nos enseno que era realmente importante en nuestras vidas.

This story is part of a Agricultural Workers collection.