Sin trabajo por la pandemia

Hola. Me llamo Elsa A. Vivo en Carolina del norte desde hace un poco más de 22 años. Llegue a este país con la ilusión del sueño americano y con muchas metas que cumplir. Pude formar mi familia y tengo unos maravillosos hijos.

Nuestra familia siempre ha trabajado en el área de la agricultura siempre ese a sido el método para salir adelante. Tanto mis padres como mis hermanos hemos trabajado en el campo. Ahora también mi esposo lo hace. La emporada pasada estábamos dispuestos a trabajar pero el destino nos puso una mala jugada y no pude trabajar como siempre lo había echo porque empezó la pandemia. La escuchaba tan lejos de nosotros por haya por china que no pensé que esto nos fuera a llegar tan pronto a nuestras vidas.

Desde un principio yo siempre use mi mascarilla aunque veía gente que se reia de mi. Eso no me importo y yo la seguía usando incluso fabricando con mis propias manos unas cuantas. Me llaman de la escuela y me dicen que los niños no asistiran a clases porque hay peligro de contagio. Eso fue en marzo 2020 y desde entonces se me hizo muy difícil conseguir trabajo porque no tenía quien cuidara mis hijos. Lo que yo hacía era que cuando ellos estaban en horas escolares yo aprovechaba para trabajar y tener un ingreso extra en mi casa porque solo trabaja mi esposo y con su sueldo es imposible salir adelante.

Triste por todo lo que estaba pasando empecé a buscar información de lo que era el virus pues necesitaba saber cómo era el proceso de todo y que se había que esperar con esta enfermedad. Confundida por todo lo que encontre no me quedaba muy claro lo que decia ahi pues entre mas leía mas me confundia y entre mas encontraba información más nerviosa me ponía.

Pidiéndole a Dios de rodillas que pronto pasará todo iniciamos a orar en familia pues mis hijos son pequeños y el miedo crecía cada día que pasaba pero nunca perdimos la fe. Al ver que mi esposo estaba batallando económicamente pues sus horas también se habían visto afectadas por la pandemia decido ir a buscar trabajo arriesgándome mucho pero mi necesidad era grande también y lamentablemente donde siempre trabajaba no había nada disponible para mi,regrese a casa triste y no me quedó más remedio que quedarme en casa hasta que pasara todo esto.

Yo siempre le decía a mi esposo que usará la mascarilla pues eso ayudaría a no contagiarse y cada dia que pasara yo me informaba más y hacíamos remedios caseros. Gracias a Dios a nuestra familia no a llegado el virus pero a la casa de mis papas que también son trabajadores del campo si llego. Ellos se vieron muy enfermos creemos que se contagiaron en el campo pero gracias a Dios cumplieron su cuarentena y haciendo remedios caseros con hierbas y tomando medicamento lograron combatir el virus de la mejor manera.

Ahora que salió la vacuna espero que llegue hasta nosotros y haya la posibilidad de que no la pongan,aun tengo miedo ponermela pero si yo veo que más personas se la ponen y no les pasa nada también me animaria a adquirirla pues el miedo crece. Que tal y me la ponen y algo me pasa,ojala haya algun lugar que den información sobre lo que es la vacuna porque e escuchado que muchas personas tienen miedo y las entiendo porque yo estoy igual.

Como las mascarillas se volvieron parte de nuestra vida. Nunca pense que andariamos tapados de la cara que se que es por nuestro bien y lo acepto pero las veo y pienso como algo insignificante pueda hacer un cambio en nuestras vidas y más que se volvió parte de ella. No hay que bajar la guardia hay que seguir cuidándonos. No soy negativa pero creo que este virus llegó para quedarse. Nunca olvidaremos el 2020 ya que fue el año que se llevo muchas personas conocidas y nos dejó con el corazón roto a muchos hogares.

This story is part of a Agricultural Workers collection.